• 24-02-2021
  • Buenos Aires, 15°C

“Quiero afianzarme y ser constante en la Liga Nacional"

Bautista Lugarini tiene apenas 19 años y un papel protagónico cada vez que José Luis Pisani lo convoca para ser parte del plantel de Liga Nacional (LNB) de Bahía Basket porque todavía alterna con la Liga de Desarrollo (LDD) donde sus números, lógicamente, son propios de un jugador con mucho protagonismo (9,8 puntos, 3,8 rebotes y 4,2 asistencias de promedio en poco más de 24 minutos por juego).

El rosarino, surgido en Gimnasia, brindó una entrevista a Pick&Roll en la que no esquivó tema alguno y habló de sus principios en el básquet tras abandonar fútbol, el desarraigo, su actualidad en el club de Pepe Sánchez y su paso por las selecciones nacionales juveniles.

- ¿Cómo empezaste a jugar al básquet y en dónde?

-Empecé a los 13 años en mi club Gimnasia y Esgrima de Rosario. Mi papá siempre me quiso llevar a jugar al básquet, primero porque él es fanático del deporte y después por mi altura que ya sobresalía con mis compañeros. Desde los 4 años practique fútbol y no quería pensar en otro deporte que no fuera ese. Con el paso del tiempo me fue dejando de motivar y decidí probar otro. Fui a entrenar para probar y me divertía. Después me fui dando cuenta que me gustaba en serio y con el correr del tiempo me fui comprometiendo mucho más y llegar hasta el día de hoy.

- ¿Qué consideras es lo mejor de tu juego?

-Creo que mis fortalezas son ofensivas, principalmente desde el tiro de tres puntos y generar a partir del rompimiento al aro con pases o definiciones.

- ¿Qué apuntas a mejorar para ser un jugador de élite?

-Fundamentalmente la velocidad de ejecución y el movimiento de piernas.

- ¿Cómo te preparas para ser un deportista de élite?

-Antes que nada, saber que tu cuerpo es tu herramienta de trabajo. El descanso, la nutrición y los demás buenos hábitos son fundamentales para poder rendir y prevenir lesiones.

- ¿Qué esfuerzo requiere eso?

-Por suerte, el club nos brinda todo a la perfección y eso lo hace mucho mas fácil, pero después es todo esfuerzo propio y saber que esos hábitos son lo más importante de todo.

- ¿Cuáles son tus aspiraciones?

-Mi sueño siempre fue jugar con la selección mayor y llegar a jugar en un equipo europeo.

- ¿Y tus objetivos a corto plazo?

-Afianzarme y ser constante en Liga Nacional.

No es cosa de todos los días para un jugador de básquet jugar un Mundial en tu ciudad y Lugarini se dio ese lujo a medias. En 2018 Argentina recibió el de U17 y él fue el capitán del plantel que fue eliminado en octavos de final por Croacia. Antes, en la primera fase, Bautista sufrió una lesión en su pie izquierdo y se perdió los partidos restantes, golpe muy duro para su carrera pero que no lo privó de seguir creciendo.

- ¿Cómo viviste la previa al Mundial U17 en Rosario, tu ciudad?

-Con muchas ansias, lo venía pensando desde que se anunció la sede un año antes al torneo. Era jugar en casa el mejor torneo de formativas.

- ¿Qué tan duro fue haberte lesionado en ese momento y cómo lo asimilaste?

-Al principio fue una bomba, no podía creer nada. Venia de lesionarme dos veces y pensé que no podía frenarme nada, fue despertarme de mi mejor sueño. La pasé muy mal y triste, pero supe sacarle el jugo a la ocasión. Lo tomé más que nada como una mala experiencia y un gaje más del oficio. Tuve mucho apoyo de mis personas más cercanas y eso me ayudó mucho para salir de esa situación.

- ¿Cómo se defiende el puesto ganado en una selección con buenos jugadores en todas las posiciones?

-Creo que haciendo lo necesario para el bien común del equipo, concentrado en cada practica y dejando el 100 % en cada jugada.

- ¿Qué es vestir la camiseta de Argentina?

-Inexplicable con palabras. Pero lo que más se asemeja creo que es la palabra orgullo. Es lo que todo atleta o deportista siempre apunta a vestir y una vez que se te da la ocasión te das cuenta que sos muy afortunado.

- ¿Cómo te surgió la posibilidad de recalar en Bahía Basket y por qué la aceptaste?

-Después del Sudamericano de 2015 en Asunción, Pepe (Sánchez) se comunicó con mi familia y le comentó la posibilidad de que vaya a jugar para el equipo. En enero de 2016 vine a probar las instalaciones y me quedé maravillado, desde la ciudad que respira básquet hasta el club que hacen lo imposible para que mejoremos y fue lo único que necesité para convencerme.

- ¿Estás conforme con tu participación en la Liga Nacional?

-No tengo mucho volumen de partidos en la competencia todavía pero creo que estoy aportando buenas cosas al equipo. Recién estoy incorporándome y creo que tengo mucho camino por delante todavía.

- ¿Qué te pide el entrenador, José Luis Pisani, que aportes al equipo?

-Principalmente que construyamos desde lo defensivo, que peleemos cada pelota como si fuera la última en defensa que es lo que más nos cuesta. En ataque que confié en mí, sea agresivo con el balón y tome mis tiros de alta efectividad.

- ¿Sos de escuchar los consejos de tus compañeros mayores?

-Obvio, en este equipo somos casi todos de la misma edad, pero Jamaal (Levy) siendo el más experimentado es el que más trata de ayudarnos, ve el juego desde otro lado mejor y trato de escucharlo mucho y ver que puedo corregir.

-Y en la Liga de Desarrollo, ¿te sentís más cómodo con un plantel más protagónico?

Cuando jugas no sentís la diferencia, por ahí después te das cuenta que en LDD jugando mal o desconcentrados podemos ganar igual, aunque eso es algo que nos corrigen mucho a la hora de jugar. En cambio, en la LNB tenemos que rozar nuestra mejor versión en cada partido, si no estamos muy lejos para competir.

¿Qué diferencias hay entre la LNB y la LDD?

-La diferencia que se nota a simple vista es la velocidad de ejecución. En LDD por ahí podés pensar y ver con más tiempo las situaciones del juego. En cambio, en LNB es todo a mil, no tenes ni tiempo de pensar lo que querés hacer, es mucho juego de intuición y decisiones rápidas.

-En jóvenes de tu edad, ¿se crece más teniendo pocos minutos en la LNB o más en la LDD?

No sabría responderte, como te dije antes, no tuve muchos juegos de LNB todavía así que no podría sacar una conclusión concreta. Creo que las dos competiciones te aportan, pero por ejemplo la LNB te da mucho más roce de lo que te da la LDD.

- ¿Hablas con Pepe Sánchez a menudo?

Si, está en todos los entrenamientos del equipo y a veces nos entrena individualmente en fundamentos. Entiende el juego mejor que nadie, trata de ayudarnos todos los días viendo distintas cosas y explicándonos puntualmente qué podemos mejorar y cómo hacerlo.

- ¿Entrenar y jugar en Dow Center, es un salto de calidad también para el jugador?

-Es un plus increíble, tener a disposición todo el día el gimnasio o la cancha te hace mejorar muchísimo y dejar las excusas de lado, siempre hay tiempo para entrenar. Además de todas las comodidades tanto de comida o descanso que tenemos.

- ¿Con qué la comparas a nivel mundial?

-A nivel mundial, se parece a los centros de entrenamientos de Estados Unidos, todo en un único lugar, con las últimas tecnologías y todo organizado para el alto rendimiento.

- ¿Sufrís ese desarraigo de no estar en tu ciudad natal?

-Los primeros meses de mi llegada fueron los duros, venir a temprana edad te hace dar un golpe de maduración muy rápido. Obviamente se extraña la ciudad y los seres queridos, pero aprendí a valorar mucho más la familia y mi casa, ahora cuando voy de visita lo disfruto mucho más a cuando vivía allá.

- ¿Qué significa Gimnasia de Rosario en tu vida?

-En simples palabras mi segunda casa, desde mi infancia cuando empecé con fútbol adquirí ese sentido de pertenencia que te hace querer al club y que te hace sentirte identificado con la institución. El club me dio muchos recuerdos y amigos que van a durar para toda la vida.

Emir Diamante
Pick&Roll

COMENTARIOS (0)

DEJA UN COMENTARIO